Iglesia de Sant Martí de Tost El baldaquín de Tost El cielo pintado de Tost Estructura, proceso creativo y restauración
No sabemos si en otras tierras la pintura sobre tabla debida a los artistas primitivos tuvo una importancia capital, pero el hecho es que en ninguna otra parte como en Cataluña se han conservado tantos ejemplares de este tipo de pintura.

Josep Gudiol i Cunill, Els Primitius. II. Barcelona, 1929, p. 8.
El baldaquín de Sant Martí de Tost (Alt Urgell) es una obra excepcional del románico catalán que se conserva en dos museos diferentes. Mientras que el Museu Episcopal de Vic posee la viga delantera y la crestería desde el año 1917, desde 1932 la tabla-plafón procedente de la colección Plandiura pertenece al Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona). Todas estas piezas formaban parte, en su origen, de la colección del artista
Oleguer Junyent.
Para dar al público la oportunidad de disfrutar, por primera vez, del conjunto entero, ambas instituciones decidieron llevar a cabo esta exposición temporal, que se entiende como un primer paso dentro de un proyecto más amplio de reencuentro de conjuntos románicos dispersos por Cataluña. Se trata, pues, de una estrecha colaboración entre museos que quiere ser un ejemplo de la voluntad de unir esfuerzos para el mejor conocimiento, estudio y difusión de este tipo de piezas.
Créditos